Lost Levels

07 agosto, 2005

Space Channel 5



Space Channel 5 es un juego de Sega en el que asumiendo el papel de una joven muchacha debes salvar el mundo de una raza alielígena que amenaza con conquistarlo. ¿Poco original? Bueno, añadamos que la chica en cuestión es una excelente bailarina con su propio programa de reportajes en TV emitiendo desde el espacio y que derrota a los extraterrestres a ritmo de música setentera, rescatando a los humanos de sus aterradores rayos que les obligan a bailar frenéticamente. Bueno, aún así no sigue siendo muy original, ya que estamos hartos de ver juegos tan bizarros en todos los soportes y géneros. De hecho, ni siquiera el sistema de juego es gran cosa: consiste en imitar los movimientos de los aliens siguiendo su ritmo, usando "up, down, left, right" y botones de salvar (para los humanos) y disparar (para los aliens). Ellos hacen una secuencia de movimientos, y luego tú la repites, de la misma forma que en otros juegos musicales como "Parappa The Rapper" y sus secuelas... al más puro estilo Simón.


¡Up, down, up, down, chu chu chu! Repite conmigo.

Pero la calidad de este juego no reside en la complejidad de su trama o el número de horas que tardas en completarlo. Lo que hace de él una de las mejores creaciones de SEGA es una espectacular puesta en escena (en el sentido de que este juego es ni más ni menos que un bonito espectáculo musical) con una banda sonora tan buena como pegadiza cuyo tema principal nos recordará inevitablemente a las viejas películas de james bond y una coreografía divertidísima.



A la izquierda Pudding, la reportera de la competencia, y la derecha la jefa del cuerpo de policía

Sistema de juego

Ulala, que es el nombre de la protagonista, camina automáticamente por el escenario hasta llegar a una "zona de acción", donde empieza el sistema observación-repetición citado anteriormente. Cuando termina, el porcentaje de audiencia sube o baja en relación a lo bien que lo hiciste, al igual que aumenta el número de personas que te siguen hasta la siguiente zona dependiendo de a cuántas fuiste capaz de rescatar. Si bien esto último no sirve más que para rellenar un escueto modo galería donde figuran todos los personajes del juego, sus diferentes coreografías (que muestran junto a Ulala de camino a la siguiente zona) llenan la pantalla, convirtiendo todo en una mágica experiencia visual y auditiva. Si somos unos buenos jugadores, podemos ver cómo cada vez más y más gente se une al ritmo de Ulala, aumentando el número de instrumentos de la melodía y las escenas según avanzamos en el nivel (de la misma forma, si juegas muy mal, la chica baila desganada y los músicos tocan fatal). Al final de los niveles (cuatro en la primera entrega y séis en la segunda), suele haber un enemigo final, cada uno más llamativo que el anterior, al que tras unos cuantos pasos de baile y disparos certeros vencerás. De esta forma pasamos a la pantalla de puntuación del nivel, donde en función del porcentaje de acierto obtenido el juego decidirá si pasamos al siguiente nivel o no.

Los enemigos finales suelen ser así de estrafalarios.


Una vez nos pasamos el juego, podemos empezar una partida nueva donde los niveles son ligeramente más difíciles y nos conducen por caminos alternativos. Pasarnos el juego nos llevará, si somos habilidosos y tenemos el ritmo en la sangre, una tarde. Después de eso, no nos quedará más que completar la galería, lo cual no es un aliciente muy grande... o repetir una y otra vez la experiencia audiovisual, pues este juego es afortunadamente muy rejugable, y si te gusta, no dudarás en jugar una y otra vez tratando de superar los índices máximos de audiencia. Además, Ulala es un encanto de mujer ;).

El carisma de los personajes se ve reflejado en los fans del juego. ¡Qué mona!



Apartado técnico

Ante todo, debemos recordar que estamos hablando de un juego originalmente de Dreamcast. El motor gráfico usa un interesante método para reproducir la escena: mientras los personajes están modelados en 3D reales, los escenarios son vídeos en full motion (no fue así en la segunda entrega del juego). Ventajas: gracias a esto, se muestran efectos visuales que la consola no puede generar con sus propias capacidades gráficas reales; cosas como explosiones, sombras o superficies curvas renderizadas. Inconvenientes: La integración de los personajes y el escenario no es perfecta por la baja calidad de los vídeos full motion, dando lugar a contornos borrosos en escenarios y perfectamente limitados en personajes. En algunas ocasiones, ocurre que no están perfectamente sincronizados y aparecen personajes donde ya deberían haber desaparecido por un cambio de cámara o de escena (estas desincronizaciones duran centésimas de segundo, por lo que no influyen gravemente en la jugabilidad). Por último, los gráficos mostrados en full motion, salvo los ya citados "efectos especiales", podrían haber sido perfectamente construidos si no mejorados por el hardware de la consola, por lo que no resulta rentable (en este caso), el uso de full motion, por los problemas que ello genera. Por suerte, en "Space Channel 5 part 2" decidieron prescindir de full motion y construyeron todo el apartado gráfico usando 3D en tiempo real, con resultados más que sastifactorios y superando considerablemente al primer juego.

Space Channel 5 y Space Channel 5 Part 2.


El apartado sonoro del juego cuenta con música instrumentada y sobresaliente doblaje de los personajes. Ulala tiene una bonita voz, y el locutor que te dice lo que tienes que hacer nos hará reir en más de una ocasión (aunque habla en inglés, tiene una voz muy divertida, sobre todo cuando se entusiasma si estamos jugando muy bien). El punto más flojo es, en la primera entrega, el parecido entre los temas, siendo pocos de ellos especialmente diferentes al resto. También la pérdida de calidad en muchas de las zonas de acción, donde la música pasa de estar perfectamente instrumentada a ser generada electrónicamente simulando sonido de verdad, molestará a los oídos más exigentes. Nuevamente, en la segunda entrega del juego se superan, usando prácticamente en la totalidad del juego pistas de sonido real, y una variedad de temas mucho mayor, encontrando desde jazz a techno, pasando por ritmo de vals y rock and roll.

¿Enfrentamiento musical por los aires? Todo vale.


Curiosidades

En este juego, con una aparente pobre acogida por parte del público, han trabajado grandes artistas, entre ellos Ken Woodman como compositor o el mismísimo Michael Jackson, que cedió su imagen para uno de los personajes del juego llamado Space Michael (¡Je!), al que él mismo da voz, además de permitir que sus pasos de baile más famosos fueran usados para el juego; aunque es en la segunda parte donde cobra mayor importancia, llegando el jugador a asumir su papel en vez del de Ulala en ciertas secuencias del juego. En el primer juego, se limita a hacer un pequeño y simpático cameo.

A la izquierda Space Michael Bailando con sus compañeros en la fase techno.


El juego ha tenido una versión especial para Playstation2 y una nueva entrega para Game Boy Advance, de las que no diré nada porque no he tenido ocasión de probarlas.

Como anotación final, no recomendaré ni censuraré este juego a nadie. ¡Sacad vuestras propias conclusiones del artículo! Y si os decidís a probarlo, espero que os guste tanto como me gustó a mí.


6 Comments:

Blogger Koopa said...

No tiene mala pinta, no. Aunque a mi los de baile no me dicen mucho... Ya veremos, ya veremos

3:03 p. m.  
Blogger Fëadraug said...

Más que baile es, como bien se dice, un Simón. Y la verdad es que es curioso, y más si encima Michael Jackson tiene un cameo y todo... ¿En qué sitios no se mete este hombre? xD

8:15 p. m.  
Blogger Koopa said...

En parvularios seguro que si =P

2:20 p. m.  
Blogger NoPLo said...

Hala qué bestia xD.
Bueno, tengo que confesar que Michael Jackson como artista me gusta mucho, y me alegra que de vez en cuando haga cosas como ésta.

10:03 p. m.  
Blogger Koopa said...

Si bueno, tiene canciones chulas (Yo es que de música entiendo menos que... que... [inserte-comentario-chorra])

11:45 p. m.  
Blogger Espresso said...

A mi me saca de quicio.
Aguanto veinte minutos y luego vuelve al fondo de la estanteria.

11:05 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home