Lost Levels

27 septiembre, 2005

Dynamite Headdy


Los años noventa: edad de oro de las consolas de 16 bits, y con ellas, cientos de mascotas diferentes protagonizando un sinfín de juegos de plataformas, quizá demasiados. Personajes como Mario, Sonic, Earthworm Jim, Bubsy, Plok o Aero the Acrobat (por citar unos pocos) se acomodaban en nuestras Super nintendo y Megadrives inconscientes de la inminente amenaza gris de 32 bits. Y entre todos ellos, destacable por nada en especial, estaba...



DYNAMITE HEADDY

Este juego, exclusivo de Megadrive y desarrollado por la compañía Treasure (aún en activo, y preparando la adaptación a videojuego del anime Bleach), es un plataformas 2D tradicional, con las debidas fases de scroll lateral, enemigo final y alguna sorpresa. En él, tomas control de un títere parecido a una hormiga amarilla con la peculiaridad de tener la cabeza separada del resto del cuerpo, en parte debido a la ausencia de cuello... a lo Rayman. Headdy puede lanzar su cabeza en cualquier dirección con el propósito de coger objetos, empujar obstáculos pesados, atacar a los enemigos, alcanzar las plataformas más altas, etc. Además, con el ítem correspondiente, puede cambiar su cabeza por otras con nuevos poderes como duplicar su fuerza con la cabeza martillo, engancharse a las paredes con la cabeza de púas, absorber todo lo que haya en pantalla con la cabeza aspiradora... así hasta aproximadamente 20 cabezas diferentes.
De esta forma los controles se reducen a la cruceta para caminar y elegir la dirección de disparo y tres botones: uno para saltar, otro para usar la cabeza y otro para devolverla su forma original.



Dynamite Headdy es el típico juego difícil que intentas pasarte una y otra vez, hasta que por fin un día lo consigues, y te sientes bien (no puedes grabar partida, no hay passwords y los créditos son terriblemente escasos). Pero lo mejor de este juego, además de su jugabilidad, es sin duda su originalidad.



El mundo de Headdy está habitado por títeres, marionetas y otros personajes por el estilo. Por eso todas las fases están construídas como si fueran un escenario donde se representa una obra de teatro, encontrándonos con enemigos que cuelgan de hilos, focos por la parte superior, plataformas construidas con partes del decorado, lava hecha con piezas móviles de cartón... hasta el scroll y la profundidad son simulados con tiras de dibujos que se desplazan a diferentes velocidades (mención especial a la pantalla de vuelo donde las que se mueven de alante para atrás son las nubes mientras nosotros permanecemos en el aire). También nos sorprenderemos con decorados que caen sobre nosotros, peleas entre bastidores, y los clásicos enemigos finales de tamaño familiar, con efectos gráficos nunca vistos por aquél entonces en una megadrive.


Mientras hacemos frente al enemigo, unos hombrecillos se encargan de cambiar el decorado.


Para rematar la faena, el juego cuenta con una excelente y variada banda sonora, y muchos secretos en forma de objetivos alternativos que nos costará mucho descubrir uno por uno y nos darán suculentos puntos extra de esos que no sirven absolutamente para nada (¡qué tiempos aquellos!).

Por todas estas razones, brilla este plataformas entre otros del montón.

11 Comments:

Blogger Koopa said...

Hmm... a mi el otro día no me dejó subir imágenes en mi blog... Acababé parcheando el código de otro post en el que quería subir, pruébalo si eso...

7:15 p. m.  
Blogger Fëadraug said...

Grandes recuerdos me trae este juego... Y es que se demostró que incluso en las plataformas se podía ser original. Luchando en un teatro, mientras se iban cambiando escenarios, con los focos en lo alto, manejando a una marioneta que lanzaba su cabeza contra todo bicho "viviente" y contra todo objeto al alcance... Con preciosos gráficos (por eso nunca subestimé a la Mega Drive) y una música memorable...

Y por supuesto: jugabilidad marca Treasure.

Todo un clásico que, por desgracia, no es tan recordado como los grandes del género.

8:41 p. m.  
Blogger Koopa said...

Tiene buena pinta, y el prota se parece a Rayman!

10:00 p. m.  
Blogger Chronium said...

También salió para game Gear, cojonudamente adaptado. Qué gran juego. Por cierto, aún conservo una cinta de música con dos pistas que regalaban con la Superjuegos, llamada Cabezón Mix, en al qeu salía Headdy en la portada, y eran versiones pachangueras de músicas de videojuego. Entre ellas se encontraban una del Street Fighter II, la de la pantalla de Guile.

1:56 a. m.  
Blogger Chronium said...

Por cierto Fëadraug, ¿juegas a la Leyenda de los cinco anillos?

1:57 a. m.  
Blogger Ozanu said...

¡Yo aún lo conservo, pero no puedo jugar por mi Mega Drive! Me costó lo mío, pero llegué al final y descubrí el segundo secreto. Porque los puntos extra no servían para nada, sólo servían los números obtenidos en el minijuego de baloncesto. El gato Trouble Brain era grande. :)
Por cierto, "bastidores" es con be. XD

9:27 p. m.  
Blogger NoPLo said...

Yasta, cambiado.

10:16 p. m.  
Blogger Fëadraug said...

Pues sí, Chronium, juego a L5A (aunque ahora no tengo nadie con quien jugar en Villaviciosa de Odón), en concreto juego con Tierras Sombrías y Fénix corrupto (vamos, que me refiero a las cartas, aunque también le doy al JDR).

Sabía que el avatar de Daigotsu me delataría algún día... xD

1:37 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

para mi, sin duda, el mejor juego de la era 16 bits

11:52 p. m.  
Anonymous Homie-G said...

Dynamite Headdy, desde luego un grandísimo juego. Uno de mis favoritos de Megadrive. La primera fase en la que ibas corriendo me parecía francamente espectacular.

Yo he publicado recientemente un análisis de este juego. Te pongo el link por si te apetece echarle un vistazo.

http://vaderetro.org/analisis/Dynamite%20Headdy/dynamiteheaddyMDanal.html

4:14 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

son 18 cabezas nomas burro

6:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home